26
Diciembre
2011

¿Para qué sirve el GPS?

Hoy en día, la tecnología da para mucho. Cada vez más, nos maravillamos de los avances que se dan en el campo tecnológico y electrónico. Uno de ellos, que no lleva mucho tiempo en funcionamiento, es el Sistema de Posicionamiento Global o GPS (global positioning system). La funcionalidad de este sistema, es netamente de ubicación de objetos. Tanto aéreos como terrestres. El sistema GPS, funciona por medio de 24 satélites (conocidos como NAVSTAR), que constantemente están dando la vuelta a la órbita terrestre. Estos 24 satélites, rodean la tierra en seis diferentes direcciones. Esto ocurre, para que puedan tener una mejor cobertura del globo.  
Es por ello que cuando un automóvil, posee un GPS, el piloto puede conocer el camino más corto a casa o cómo se llega a una dirección. Ya que los sistemas GPS terrestres, poseen en la memoria, los planos de las ciudades en que funcionan.

Manejar en una gran ciudad puede ser muy complicado y estresante. Usar un dispositivo de navegación puede ayudarnos a ahorrar tiempo y dinero, mientras reducimos las emisiones de dióxido de carbono del vehículo.

Los GPS llevan programas con voz que le dan instrucciones al conductor sobre los movimientos que deben hacer para seguir la ruta correcta (giros, toma de salidas o entradas desde unas vías a otras, etc.); estas indicaciones de voz, permiten al conductor fijar su atención en la carretera. En el caso de existir un copiloto, este puede ver, en todo momento, en la pantalla del GPS, el movimiento continuo mapificado del coche o vehículo, indicando en nombre de las calles, vías, etc.

De acuerdo con un reciente estudio de NAVTEQ, los conductores en Argentina que suelen usar dispositivos de navegación, ahorran en promedio 1,387 km. por año. En base a estos resultados, se puede decir que usar dispositivos de navegación, como tiene diversos beneficios: se ahorra tiempo, dinero y se reduce el consumo de combustible.

Con un mapa preciso y recursos inteligentes, podemos llegar a nuestro destino sin dañar nuestra economía ni el medioambiente.